domingo, 7 de diciembre de 2008

RENDIMIENTO DE LOS ALUMNOS EN LECTURA PISA 2006

Los niveles de competencia utilizados para lectura en la evaluación de PISA 2006 son los mismos que los establecidos cuando fue el área principal de evaluación en PISA 2000. En lectura hay cinco niveles de competencia.

Competencia en el Nivel 5 (puntuaciones superiores a 625,6 puntos)
Los alumnos competentes en el Nivel 5 de la escala de competencia lectora son capaces de completar tareas de lectura sofisticadas, tales como localizar y utilizar información difícil de encontrar en textos desconocidos; mostrar una comprensión detallada de estos textos e inferir que información del texto es relevante para la tárea; y son capaces de evaluar de forma critica y construir hipótesis, exponer conocimientos especializados y adaptar conceptos que pueden ser contrarios a las expectativas.
La proporción de alumnos de los países participantes que ocupan los máximos niveles de rendimiento es cuestión de interés, pues la proporción actual de estos alumnos puede repercutir en la contribución que cada país haga al conocimiento global en el futuro.
En el área de la OCDE, una media del 8,6 % de los estudiantes esta en el Nivel 5. En Corea, el 21,7 % de los estudiantes esta en este nivel, al igual que mas del 15 % de los estudiantes de Finlandia y Nueva Zelanda.
En Canadá el 14,5 % de los estudiantes esta en este nivel y mas del 11 % lo esta en Irlanda, Polonia y Bélgica, y en la economía asociada Hong Kong-China. En contraste con estos datos, menos del 1 % de los estudiantes en México alcanzan el Nivel 5, y en las economías o países asociados Indonesia, Kirguizistán, Azerbaiyán, Túnez, Jordania, Tailandia, Serbia, Rumania y Montenegro el porcentaje es de menos del 0,5 %
Por supuesto, es posible que países con porcentajes similares de estudiantes en el Nivel 5 tengan puntuaciones medias muy diferentes. Esto es debido a que estos países tienen diferentes porcentajes de alumnos en los niveles más bajos de competencia. Un ejemplo de ello lo proporcionan Finlandia y Nueva Zelanda. Ambos países tienen porcentajes similares de alumnos en el Nivel 5 con 16,5 % y 15,9 % respectivamente, y sin embargo, puntuaciones medias que son significativamente diferentes. Esto se puede explicar en parte por el hecho de que Finlandia solo tiene un 4,8 % de alumnos en el Nivel 1 o por debajo de el, mientras que Nueva Zelanda tiene un 14,5 % de alumnos en estos niveles. Finlandia tiene una puntuación media de 547 y Nueva Zelanda la tiene de 521.
En Argentina sólo alcanzan este nivel el 0,3% o sea 3 de cada mil.

Competencia en el Nivel 4 (puntuaciones superiores a 552,9, pero inferiores o iguales a 625,6 puntos)
Los alumnos competentes en el Nivel 4 en la escala de competencia lectora son capaces de realizar tareas de lectura difíciles, tales como localizar información oculta, abordar ambigüedades y valorar un texto de forma critica. En el área de la OCDE, una media del 29,3 % de los alumnos es competente en el Nivel 4 o superior (esto es, Niveles 4 y 5) (Figura 6.1 y Tabla 6.1a). Mas de la mitad de los alumnos en Corea y al menos un 40 % de estos en Finlandia, Canadá, Nueva Zelanda y la economía asociada Hong Kong-China alcanzan al menos el Nivel 4. Con la excepción de México, Turquía, España y Grecia, al menos el 20 % de los alumnos de cada país de la OCDE alcanza, como mínimo, el Nivel 4.
El porcentaje de alumnos que alcanza este nivel, o superior, en Argentina es del 5,4%.

Competencia en el Nivel 3 (puntuaciones superiores a 480,2, pero inferiores o iguales a 552,9 puntos)
Los alumnos en el Nivel 3 de la escala de competencia lectora son capaces de realizar tareas de lectura de una complejidad moderada, tales como localizar varios fragmentos de información, establecer nexos entre diferentes partes de un texto y relacionar este con sus conocimientos cotidianos. En el área de la OCDE, una media del 57,1 % de los estudiantes es competente, como mínimo, en el Nivel 3 (esto es, en los Niveles 3, 4 y 5) de la escala de competencia lectora. En seis de los países de la OCDE (Corea, Finlandia, Canadá, Irlanda, Nueva Zelanda y Australia) y en dos economías o países asociados (Hong Kong-China y Liechtenstein), mas del 65 % de los alumnos de 15 años son competentes, como mínimo, en el Nivel 3. Este nivel es el nivel de competencia individual en el que se sitúa la mayoría de los alumnos, un promedio del 27,8 % de estudiantes en el área de la OCDE.
En Argentina alcanzan un nivel de 3 o superior, un 18,7%.

Competencia en el Nivel 2 (puntuaciones superiores a 407,5, pero inferiores o iguales a 480,2 puntos)
Los estudiantes competentes en el nivel 2 son capaces de realizar tareas básicas de lectura, tales como localizar información explícita, realizar diversas inferencias de bajo nivel, deducir que significa una parte bien definida de un texto y utilizar algunos conocimientos externos para comprenderlo. En toda el área de la OCDE, una media del 79,9 % de los alumnos es competente en el nivel 2 o por encima, en la escala de competencia lectora. En todos los países de la OCDE excepto México, Turquía, Republica Eslovaca y Grecia, al menos el 73 % de los alumnos esta en el nivel 2 o superior. En Finlandia el 95,2 % de los alumnos esta en el nivel 2 o superior. Otros países con más del 85 % de los alumnos en el nivel 2 o superior son (en orden ascendente): Nueva Zelanda, Australia, Irlanda, Canadá, Corea y las economías o países asociadas Liechtenstein, Estonia, Macao-China y Hong Kong-China.
Menos del 40% de los alumnos en Argentina alcanzan un nivel de 2 o superior.

Competencia en el Nivel 1 (puntuaciones superiores a 334,8, pero inferiores o iguales a 407,5 puntos) o por debajo de él
La competencia lectora, tal como se define en PISA, se centra en los conocimientos y aptitudes necesarias para aplicar la lectura al estudio, mas que en las capacidades técnicas que se adquieren al aprender a leer.
Ya que en los países de la OCDE son relativamente pocos los jóvenes adultos que no han adquirido esas capacidades técnicas de lectura. PISA no pretende medir aspectos tales como en que medida leen con fluidez los alumnos de 15 anos, o si saben deletrear correctamente o reconocer palabras. En línea con la mayoría de los puntos de vista actuales sobre competencia lectora, PISA se centra en medir hasta que punto los individuos son capaces de construir, extenderse y reflexionar sobre el significado de lo que han leído en una amplia gama de textos, tanto en el centro escolar, como fuera de el. Las tareas de lectura mas sencillas que se pueden asociar con esta noción de competencia lectora son las que se encuentran en el Nivel 1.
Los alumnos competentes en este nivel solamente son capaces de completar las tareas mas sencillas de las desarrolladas para PISA, como localizar un único fragmento de información, identificar el tema principal de un texto o establecer una conexión sencilla con el conocimiento cotidiano.
Los alumnos con un rendimiento inferior a 334,8 puntos de calificación, esto es, por debajo del Nivel 1, normalmente no alcanzan el nivel básico de lectura que intenta medir PISA. Esto no significa que no tengan capacidades lectoras. Pero si que su forma de responder en la evaluación hace suponer que resolverían menos de la mitad de las tareas en una prueba con preguntas exclusivamente de Nivel 1. Estos alumnos tienen serias dificultades para utilizar la competencia lectora como herramienta efectiva para avanzar y ampliar sus conocimientos y habilidades en otras áreas. Por lo tanto, los alumnos por debajo del Nivel 1 de competencia lectora, no solo corren el riesgo de sufrir dificultades en su paso inicial de los estudios al mundo laboral, sino también de no poder beneficiarse de nuevas oportunidades educativas y de formación a lo largo de sus vidas.
En toda el área de la OCDE, una media del 12,7 % de los alumnos tiene un rendimiento de Nivel 1, y el 7,4 % por debajo del Nivel 1, pero hay grandes diferencias entre países. En Finlandia y Corea, menos del 6 % de los alumnos tiene un rendimiento igual o inferior al Nivel 1. En el resto de países de la OCDE, el porcentaje de alumnos con un rendimiento igual o inferior al Nivel 1 varia entre el 11 % (Canadá) y el 47,0 % (México).
Los países de la OCDE al menos con un 25 % de alumnos en el Nivel 1 o inferior son (en orden descendente): México, Turquía, Republica Eslovaca, Grecia, Italia y España. Entre los países asociados, aquellos con mas del 50 % de alumnos en el Nivel 1 o inferior son: Kirguizistán, Qatar, Azerbaiyán, Túnez, Indonesia, Argentina, Montenegro, Brasil, Rumania, Serbia y Bulgaria.
Los sistemas educativos con grandes proporciones de alumnos con un rendimiento inferior al Nivel 1, o incluso de este nivel, deberían tomar conciencia de que un numero significativo de sus estudiantes es probable que no este adquiriendo los conocimientos y aptitudes necesarios para beneficiarse suficientemente de sus oportunidades educativas. Esta situación es aun más conflictiva si se tienen en cuenta las múltiples pruebas que sugieren la dificultad de compensar las lagunas del aprendizaje inicial en las fases posteriores de la vida. Los datos de la OCDE parecen sugerir que tanto la educación continua asociada al ámbito profesional, como la formación en este, a menudo refuerzan las diferencias de aptitudes con las que los individuos abandonan la educación inicial (OCDE 2007). Las aptitudes lectoras de los adultos están fuertemente relacionadas con su participación en programas de educación y formación continua, incluso si se controlan otras características que afectan a la participación en cursos de formación. Las aptitudes lectoras, la educación y la formación continua se refuerzan mutuamente, con el resultado de que los adultos que menos realizan algún tipo de formación son precisamente aquellos que mas la necesitan.
En Argentina un 22,1% alcanzó el nivel 1, y un 35,8% fue inferior a ese nivel. Si tomamos exclusivamente a los alumnos varones, un 66,9% alcanzo el nivel 1 o inferior, o sea ¡dos de cada tres!

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis sitios

Google+