martes, 31 de mayo de 2011

Desarrollo profesional docente: hallazgos del estudio TALIS

Resumido a partir de “Informe TALIS. La creación de entornos eficaces de enseñanza y aprendizaje. Síntesis de los primeros resultados”. OCDE, 2009.

A mediados de 2009 la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) publicó los resultados del Estudio Internacional sobre Enseñanza y Aprendizaje (TALIS, Teaching and Learning International Survey), primer estudio sobre  profesores  que  abarca  asuntos  claves que afectan a los docentes de la primera etapa de enseñanza secundaria y a su trabajo. TALIS encuestó a 78.000 profesores en representación de los más de 2 millones con que cuentan los
23 países participantes de esta iniciativa. El estudio busca ayudar a que los países analicen y desarrollen políticas para que la profesión del educador sea más atractiva y eficaz. A continuación se destacan algunas de las conclusiones.

Más de uno de cada tres profesores trabaja en un centro que, en opinión de su director, sufre la falta de profesores cualificados.
La ausencia de equipamiento adecuado y de apoyo educativo dificultan una enseñanza eficaz, así como el ausentismo docente y la falta de preparación pedagógica. Adicionalmente, los propios profesores a menudo no se consideran suficientemente preparados para enfrentarse a los desafíos que se les plantean y uno de cada cuatro señala que pierde al menos un 30% de su tiempo lectivo por el comportamiento perturbador de los estudiantes o por tareas administrativas.

Hay una importante demanda de desarrollo profesional docente no satisfecha.
Si bien casi nueve de cada diez docentes declaran haber participado en actividades de desarrollo profesional, en muchos países el tiempo dedicado a ellas es reducido. No obstante, más de la mitad de los docentes hubieran querido tener más instancias de desarrollo profesional de las que han tenido. En países como México, Brasil o Malasia, la demanda insatisfecha supera el 80%, en Portugal llega al 75%, en Noruega y Bulgaria se encuentra entre el 60% y el 70%, mientras que en España, Corea, Italia y Australia se ubica entre el 50% y el 60%.

La demanda insatisfecha se centra principalmente en tres áreas que imponen nuevas exigencias al trabajo docente.
Un 32% de los docentes señaló que hubieran querido tener más instancias de desarrollo sobre la enseñanza a estudiantes con necesidades especiales, un 25% aludió al uso de tecnologías de  la  información  y  la  comunicación,  y  un
21% mencionó el manejo de la disciplina y las conductas de los estudiantes. Los métodos de enseñanza, el conocimiento de su asignatura, el apoyo a los estudiantes y los estándares, también fueron mencionados aunque en menor medida.

La  valoración  de  los  docentes  respecto del impacto del desarrollo profesional es altamente positiva.
Casi nueve de cada diez docentes señalan que la investigación individual y colaborativa tuvo un impacto alto o moderado en su desarrollo,
87,2% opinó lo mismo sobre los programas de calificación, 86,7% valoró como alto o moderado el impacto del diálogo informal para mejorar la enseñanza y una proporción apenas menor (82,6%) consideró lo mismo sobre la lectura de literatura profesional.

Los profesores tienden a considerar de forma positiva la evaluación y el retorno de información sobre su trabajo.
Sostienen que esto ejerce un impacto sobre sus habilidades docentes, especialmente cuando vienen refrendados por una evaluación eficaz del centro, lo que indica que este es otro instrumento apropiado para elevar los resultados educativos. Sin embargo, el marco para evaluar la educación en los centros de enseñanza todavía es frágil en una serie de áreas y países.





Ver resumen en español en: http://www.oecd.org/
Ver también Boletín electrónico Nº 51 y 52 del Grupo Profesión Docente de PREAL.
PREAL Programa de Promoción de la Reforma Educativa en América Latina y el Caribe

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis sitios

Google+