domingo, 1 de mayo de 2011

Elogio de la lectura después de PISA 2009

Elogio de la lectura después de PISA 2009

En la actualidad, la comunicación y las habilidades de lectura y comprensión de la información siguen siendo unos de los pilares fundamentales en la adquisición de conocimiento. La mayor parte de lo que aprendemos forma parte de nuestro proceso de enseñanza-aprendizaje, una vez que pasa el primer filtro de procesamiento humano: la lectura.

El Programa para la evaluación internacional de los alumnos (PISA) evalúa la eficacia, la calidad y la equidad de los sistemas educativos de unos 70 países que juntos, equivalen a cerca del 90 % de la economía mundial. Para llevar a cabo esta evaluación, el estudio se centra en tres ámbitos específicos: competencia lectora, competencia matemática y competencia científica. Desde sus inicios, PISA viene estudiando estas tres competencias simultáneamente, focalizando en una de ellas con mayor detalle en cada convocatoria y siguiendo ciclos de 3 años, desde el 2000, centrado en la competencia lectora, 2003, en la competencia matemática y 2006, en la científica. En el 2009, se ha iniciado la ronda de nuevo, con el foco puesto en el estudio de la competencia lectora. En esta ocasión, la muestra representativa suma alrededor de 470.000 estudiantes que han participado en el estudio, representando a los 26 millones de alumnos de 15 años, la población total en este segmento de los países participantes. En concreto en España, la muestra estuvo formada por 910 centros, con un total de 27.000 alumnos. Cada participante del estudio se enfrentó a diferentes tareas de lápiz y papel acerca de la comprensión de textos, matemáticas y ciencias. En 20 países, además, los alumnos respondieron a una serie de preguntas por ordenador para evaluar las destrezas relacionadas con la lectura de textos digitales, entre ellos España, que participó con una submuestra que formaron 2.300 alumnos de 170 centros.

Con respecto a España, el resultado global en ciencias fue de 488 puntos, una puntuación que se encuentra por debajo del promedio de la OCDE (500) y que con respecto al año 2006, es similar. El resultado en competencia matemática es de 483 puntos, ligeramente superior al del año 2006 (480) y al del 2000 (476). En cuanto a la comprensión lectora, tema estrella, hemos aumentado 20 puntos con respecto a 2006 (481), al mismo nivel que el total internacional, pero 19 puntos por debajo del promedio de la OCDE.

Resulta de vital importancia organizar las nuevas medidas y planes de los centros educativos para potenciar la competencia lectora de nuestros alumnos. Son, por tanto, imprescindibles para la vida de nuestros centros: las bibliotecas en aulas y centros con sus correspondientes planes y actividades de difusión, la dedicación a la lectura en el horario escolar y fuera del mismo, la organización de medidas para despertar la motivación y el deseo de lectura en las etapas tempranas, los talleres literarios y actividades lectoras en toda la etapa educativa obligatoria, la participación lectora e indispensable de los padres en todo el proceso con actividades de lectura conjuntas padres e hijos, la potenciación de la lectura de todo tipo de textos (discursivo, argumentativo, expositivo, coloquial, informativo, literario, propagandístico...) en todas las áreas y la enseñanza explícita de procedimientos competentes de lectura.

En vista de los resultados de la competencia lectora en PISA 2009, se hace necesario la implantación en los centros del Plan de fomento y animación de la lectura que no puede limitarse a un documento sobre organización, sino que tiene que incidir en los aspectos didácticos propios del proceso de enseñanza-aprendizaje: diseño de tareas integradas o proyectos, realización de trabajos de investigación o creación literaria, biblioteca de aula y escolar, cuentacuentos, etc. Para potenciar la competencia en comunicación lingüística y promocionar la creación de una gran comunidad educativa y lectora en el centro, es conveniente que el desarrollo de plan se articule en tres grandes ejes. En primer lugar, tomando como pilar central el área de lengua castellana y de las lenguas propias de las CC.AA. con acciones específicas y propias para mejorar la expresión y comprensión de los alumnos que, en segundo lugar, se desarrolla en relación con actividades propias para cada área del currículo. Finalmente, en un tercer nivel, el centro como comunidad lectora a través de acciones específicas en semanas culturales, biblioteca, recreos, actividades extracurriculares, talleres, concursos y optatividad en la etapa de secundaria. Este Plan Lector debe ser entendido como una prioridad en el centro y así lo hemos entendido en el desarrollo del Proyecto Educativo Institucional (PEI) de Escuelas Católicas donde esta medida se ejemplifica, se realiza un análisis de la situación, se generan acuerdos, se establecen líneas de trabajo y responsabilidades, se estudian los resultados con indicadores de evaluación en el marco de los programas de calidad y se realiza una adecuada difusión de los logros.



Alfredo Hernando Calvo
Departamento de Innovación Pedagógica
Fuente
periodistadigital

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis sitios

Google+